Inicio / San Pedro Arrepentido
San Pedro Arrepentido

San Pedro Arrepentido

La magnífica representación de San Pedro Arrepentido que preside la parroquia de su nombre en la ciudad de Murcia, fue encargada a Francisco Salzillo en 1779 para ocupar el nicho-camarín del Retablo Mayor del templo, proyectado, diez años por Nicolás de Rueda. Para esta imagen, de madera tallada policromada y estofada, con un tamaño mayor al natural (en atención a la altura en la que debía ser visto), Salzillo se inspiró en el grabado de  Ximénes de 1755 incorporado en las Constituciones de la Congregación del Stmo. Cristo de la Esperanza. La imagen fue colocada en el referido retablo el 25 de junio de 1780, cobrando el escultor por su factura 6.000 reales de vellón. Así, con esta soberbia obra, Francisco Salzillo, rubricó su genialidad como artista, tan solo tres años antes de morir.

La imagen, de 1,86 mts de altura, representa a San Pedro, arrodillado sobre un gran peñasco, con las manos fuertemente entrelazadas y el rostro profundamente abatido y surcado por lágrimas. Los pliegues de la frente, los grandes ojos, el mentón pronunciado, el modelado de las sienes, los abundantes rizos, los alardes de estudio anatómico, tanto en el cuello, como en las manos, y el verismo del estado psicológico que trasmite el Apóstol, hacen del San Pedro Arrepentido una de las mejores piezas dentro de la producción de Francisco Salzillo.

En cuanto al enlienzado con que se compone la túnica y manto, cabe destacar el virtuosismo en el tratamiento de los pliegues. El artista, dentro del más puro estilo rococó, confiere excesivo volumen a los paños que parecen agitarse y volar, creando de esta forma una composición piramidal llena de movimiento. 

El grupo, que se completa con un gallo disecado en la parte trasera, se incorporó en 1956 a la procesión de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Esperanza.

+ INFO PASO SAN PEDRO ARRPENTIDO